domingo, enero 21, 2018

Alberto Roteta Dorado: Sistema eleccionario cubano. ¿El más democrático del mundo?

Sistema eleccionario cubano. ¿El más democrático del mundo?

Por: Dr. Alberto Roteta Dorado.
20 de enero de 2018

Santa Cruz de Tenerife. España.-  Se ha comentado hasta el cansancio sobre las próximas elecciones de Cuba, no tanto por los comicios propiamente dichos –algo que no tiene ningún significado para el pueblo cubano, agotado ya ante la falsedad de un diseño de sistema que pretende dar una irreal imagen ante un mundo, que dejó de creerle hace mucho tiempo–, sino porque el presidente cubano, Raúl Castro, afirmó que dejaría su cargo en este nuevo proceso eleccionario, lo que presupone la existencia de un nuevo presidente, siendo esto, lo que ha suscitado tanta especulación, en su gran mayoría carente de sentido, toda vez que el secretismo de estado, y al propio tiempo, los incoherentes vericuetos del “sistema electoral cubano” (¿existe realmente un sistema electoral?), limitan la seriedad investigativa,  y los “expertos” ávidos de opinar, acuden a la primera idea descabellada que les venga a su mente para lanzarla al mundo de los medios comunicativos.  

Me resulta difícil poder tratar el tema de las elecciones cubanas, toda vez que quien escribe este artículo no tiene bien definido qué términos utilizar para hacer referencia a unas elecciones que en sí no lo son – ¿comicios, elecciones, simulacro de…, en fin…?–, o a aspectos que vistos desde la óptica del régimen, o de lo que oficialmente se publica en la isla, dice ser democrático, aunque en realidad esto sea una de las mas colosales utopías de estos tiempos, para no ser demasiado agresivo y no atacarles desde el inicio de estas líneas.  

El primer aspecto que hemos de considerar es el referente al desconocimiento que tienen los cubanos acerca de una candidatura, en la que se supone figuren, por lo menos, dos aspirantes que se enfrenten como candidatos a la presidencia del país. Esto tiene como fundamento la idea de una “inexistencia de campañas electorales discriminatorias, millonarias, ofensivas, difamatorias y denigrantes. Los candidatos no pueden hacer campañas a su favor”, algo que establecen las inviolables leyes cubanas en este sentido. 

Pero este aspecto resulta extremadamente ambiguo, toda vez que, independientemente de que “los candidatos no pueden hacer campañas”, no existen candidatos establecidos optando por la presidencia del país, sino que esto se refiere a los candidatos a las asambleas municipales del gobierno, que en realidad son por los únicos que vota el pueblo, es decir, que la participación popular queda limitada a este primer peldaño, que los comunistas cubanos han denominado elecciones parciales, y que de acuerdo a la Ley No. 72 de 1992, de la Ley Electoral, en dichas elecciones parciales se elige a los delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular y sus Presidentes y Vicepresidentes, proceso que tiene lugar cada dos años y medio.

Esta Ley establece además las elecciones generales, en las que “se elige a los Diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, su Presidente, Vicepresidente y Secretario al Presidente, Primer Vicepresidente, Vicepresidentes, Secretario y demás miembros del Consejo de Estado a los Delegados a las Asambleas Provinciales y Municipales del poder Popular y a su vez Presidentes y Vicepresidentes. Cada cinco años”.

Este diseño fue hecho de manera premeditada por quien quiso perpetuarse en el poder a la fuerza y a través de la manipulación de un grupo selecto de asambleístas, que son los que en última instancia, votan por la permanencia del presidente, y digo una permanencia del presidente, pues en Cuba se ha dado el caso de una continuidad durante casi cincuenta años de alguien que jamás fue elegido por su pueblo, y cuyo nombre no me gusta citar para no dañar lo que escribo.  

El segundo elemento que debemos considerar al tratar el escabroso asunto de las elecciones de Cuba es el referente a las campañas previas a los comicios, algo que, se supone se haga, como en la mayoría de los países del mundo. Como ya sabéis en Cuba no se realizan campañas. “En el país los candidatos a las diferentes instancias no realizan campañas” (…) “Como no hay lista de partidos, se vota directamente por el candidato que se desee”, afirma la oficialista EcuRed, que al propio tiempo lo asume de «Defiende Raúl Castro partido único como garantía de soberanía». (Soy exquisito en las fuentes para que los lectores puedan ampliar sus horizontes y analicen lo que de manera oficial dan a conocer los defensores del régimen, y que ellos consideran un paradigma democrático). 

Las campañas dejan de tener sentido desde el momento en que no existen candidatos, al menos conocidos para el pueblo, a la presidencia del país, y esto guarda una estrecha relación con la eliminación del pluripartidismo. Al existir de manera oficial un partido único, el Partido Comunista de Cuba, se supone que solo existan propuestas desde el seno de este movimiento; pero dichas propuestas son desconocidas por el pueblo cubano, que ofreció su “voto” por un candidato municipal, que al propio tiempo lo hizo a favor de otros candidatos provinciales, y así sucesivamente de modo algorítmico hasta llegar a los diputados de la Asamblea Nacional, y todo un diabólico mecanismo incomprensible que, en última instancia, “dicen” que “eligen al presidente”, algo que tiene lugar con un secretismo total, y de manera esquemática “aprueban” por “unanimidad” al presidente del país, en este caso, el presidente del Consejo de Estado, lo que también reestructuró el llamado líder histórico de la revolución cubana en 1976, con lo que asumía de manera absoluta todos los poderes – al menos de manera oficial, por cuanto ya lo había hecho desde los años iniciales de su tenebroso mandato–.  

El tercer aspecto es que no se tiene una idea precisa acerca del sistema de elecciones que se impuso en Cuba, toda vez que resulta incomprensible e inadmisible, y solo es defendido por los que resultan beneficiados y que han vivido, cual parásitos fagocíticos, a expensas de un sistema que les ha garantizado ciertos privilegios a cambio de lealtad y sumisión. No obstante, a una parte considerable de los cubanos – y prefiero no decir mayorías, ni un significativo por ciento, etc., para no caer en la especulación carente de sentido y de elementos objetivos para poder afirmar con certeza algo– no les interesa absolutamente nada acerca de las supuestas leyes de su país, y se adaptaron a un estado de mecanicismo y estatismo mental, del cual será muy difícil salir cuando tengan una verdadera democracia que en realidad no llegarán a comprender.    

Otro punto a considerar es que, aunque parezca increíble, la mayoría de la población cubana actual no tiene otra experiencia de esta naturaleza, excepto la que han vivido a través de un simulacro de asambleas, candidatos, votaciones, decisiones, etc. – las últimas elecciones verdaderas celebradas en el país fueron las de 1958–, pero jamás han conocido de los mecanismos y directrices acerca de un sistema de elecciones, de votaciones y de toma de decisiones, que no sea la forma simulada que ha utilizado el régimen para hacerles creer que son copartícipes de una “democracia”, de ahí los estereotipos de “democracia participativa”, el “voto directo del pueblo”, y hasta las estrafalarias afirmaciones de Ricardo Alarcón y otros altos funcionarios de que Cuba tiene el sistema de elecciones más democrático del mundo, algo que han repetido hasta “la médula”, cual mantra perturbador que ha llegado inevitablemente a unas pobres mentes que, más allá del poder de pensar por sí mismos, se han conformado con la resignación a cumplir lo que se les manda. 

No puedo concluir este comentario, aunque me extienda un tanto más y corra el riesgo de incomodar a mis lectores, sin mencionar dos de los principios generales que caracterizan al “Sistema Electoral Cubano”, y que me indignan sobremanera por su grado de falsedad. Me refiero a los referentes a la “total transparencia en los comicios”. (¿Cuáles comicios? ¿Existen en realidad comicios? ¿Podrá hablarse de transparencia?), así como, a la manipulada idea de una “alta participación del pueblo en las elecciones”. (Deben referirse a las elecciones parciales, las únicas en las que participa “el pueblo”, aunque habría que cuestionarse bajo qué condiciones de obligatoriedad participa, por cuanto, en las elecciones generales, en las que se supone, se elige al presidente, no existe participación popular). 

Si no se comprende el sistema eleccionario no os preocupéis, no se trata de un déficit intelectual, sino del absurdo de un macabro diseño establecido para engañar y garantizar una perpetuidad en el poder (ellos tampoco lo comprenden, pero lo ejecutan).  

Una nota necesaria: De acuerdo a investigaciones de The Economist Intelligence Unit, que examina el índice democrático en América Latina mediante fortalezas y debilidades, Cuba ocupa el peor lugar de la región, con una puntuación de 3.52 – por debajo de Haití que obtuvo 3.82–, lo que indica que está en la categoría de regímenes autoritarios, cuya puntuación es por debajo de 4, caracterizados por pluripartidismo político ausente, se les considera dictaduras, las elecciones, de haberlas, ni son libres, ni justas, se reprime la crítica al gobierno, y no existe poder judicial independiente. 



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

sábado, enero 20, 2018

Video. Simposio Martí: Antítesis del comunismo. Exponiendo la verdad sobre el Maestro y su apreciación del socialismo,. Participan: Julio M Shiling, Ángel Cuadra, José Raúl Vidal y Frank Rodríguez

T V Libertad
Published on Jan 19, 2018
Julio M. Shiling hizo la presentación del Simposio Martí: Antítesis del comunismo. Exponiendo la verdad sobre el Maestro y su apreciación del socialismo, celebrado el 18 de enero, 2018 en West Dade Regional Library de Miami, auspiciado por Patria de Martí y Alianza Democrática.
El moderador del evento fue Julio M. Shiling, director de Patria de Martí.
Los panelistas fueron:
Ángel Cuadra, Poeta y abogado
José Raúl Vidal, Escritor e investigador
Frank Rodríguez, Editor y economista

Presentación del Simposio Martí Antítesis del comunismo por Julio M Shiling



Ponencia de Ángel Cuadra



Ponencia de José Raúl Vidal



Ponencia de Frank Rodríguez 



Preguntas y respuestas





Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Ramón Muñoz Yanes: Verdades incómodas de un mito. Otras versiones de la muerte o ajusticiamiento de Alberto Delgado el agente de la Seguridad del Estado conocido como El hombre de Maisinicú


Nota del Bloguista de Baracutey Cubano

En una entrevista que hace muchos años el diario Juventud Rebelde le hizo al entonces Teniente Coronel Longino Pérez Díaz, oficial del G-2 que atendió a Alberto Delgado durante cierto tiempo, Longino hizo anécdotas sobre el carácter explosivo, temerario y la poca profesionalidad de Alberto Delgado como agente. Longino habló de como Alberto era burlón e indisciplinado y como tuvo que frenar su indisciplina acudiendo a su pasado militar; habló de como Alberto Delgado quería que le dieran un carnet del G-2 estando en misiones como agente y cómo cuando una vez fue a Trinidad ( pueblo en ese entonces mayoritariamente en contra de la Revolución ) y tuvo una discusión en plena calle con una persona que manejaba un vehículo ( creo que Alberto Delgado iba a caballo) a gritos alardeó, ante muchas personas que estaban viendo y oyendo la discusión, de que él era del G-2. Longino explicó en esa entrevista el arduo y extenso trabajo de ¨profilaxis¨ que tuvo que hacer para que Alberto no quedara descubierto como agente del DSE. La otra persona con la que discutió Alberto Delgado era también oficial de Seguridad del Estado. A los oficiales que atendían a Alberto no les sorprendió su muerte y ya, según ellos testimonian, le habían sugerido a Alberto que no continuara con esa misión, pero él se había negado.
(Mario, un alzado que conoció a Alberto Delgado Delgado y que cumplió 15 años de prisión)

 Estando en Cuba, me enteré en los años 90s por un amigo mio que había atendido a la madre de Maro Borges (Alfredo Amarantes Borges Rodríguez (Maro) en el Hospital Ortopédico Fructuoso Rodríguez, que la madre de ¨Maro¨ le había dicho que Alberto Delgado Delgado y su hijo ¨Maro¨eran como hermanos pues se conocían desde niños.

En el libro Las Reglas del Juego, libro editado y con textos de la Comisión de Historia de los Órganos de la Seguridad del Estado, Dirección Política Central, Ministerio del Interior, por los 30 años de la Seguridad del Estado aparece un documento oficial y secreto con fecha 27 de abril de 1967 donde se dice que Alberto era natural de Caracusey, Bo. Casilda, Trinidad. Aquí les publico una fotocopia de él, aunque la calidad no es buena.

En Miami, en la presentación del libro Escambray: La historia que el totalitarismo trató de sepultar. de la profesora Idolidia Darias en el Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo, IMHCT, pregunté sobre si era verdad que Alberto Delgado y Maro Borges eran amigos de la infancia y Pedro Corzo me dijo, ¨le voy a dar la palabra a alguien que te podrá contestar esa pregunta mejor que cualquiera de los que estamos en la mesa¨; seguidamente le dio la palabra a Mario, si mal no recuerdo, un señor ya mayor de complexión recia y de mediana estatura y de hablar bajo y sencillo que había cumplido 15 años de prisión por estar alzado en el Escambray. me explicó que Alberto Delgado no sólo traicionó a Maro Borges sino a muchos que eran amigos de él cuando eran muy jóvenes y iban a cortar caña y que él era uno de esos amigos que traicionó Alberto Delgado; terminó diciendo que no sólo Alberto Delgado traicionó a Cuba y a la Causa, sino también a sus amigos de muchos años.


************

Tomado de https://www.facebook.com/zoe.valdes

Verdades incómodas de un mito.

Por Ramón Muñoz Yanes.


En 1973 se rueda un filme dirigido por Manuel Pérez, que se estrenaría un año más tarde y que marcaría espacio propio en la cinematografía cubana posterior a 1959. Entre los protagónicos, Sergio Corrieri, Reinaldo Miravalles, Adolfo Llauradó y Raúl Pomares, me refiero al Hombre de Maisinicú.
El filme narra las peripecias y éxitos hasta la muerte, de un agente de la Seguridad del Estado, Alberto Delgado y Delgado. El agente infiltrado entre los alzados del Escambray, fue la pieza esencial para la captura y posterior fusilamiento de dos grandes grupos de alzados, capitaneados por Maro Borges y Julio Emilio Carretero.

En el filme se ocultan detalles interesantes y que han visto la luz, muchos años más tarde. Tras el paso de los años hay preguntas que hacerse de indudable lógica.
1. ¿De dónde era Alberto Delgado y Delgado?
2. ¿Cómo pudo infiltrarse un agente del G-2 entre las filas más altas de los alzados?
3. ¿Cómo sorteó la entrevista con la madre de Tomás San Gil, Benilde Díaz, una mujer con experiencia de años colaborando con la insurrección armada y con el recelo lógico de la clandestinidad, más aún en pleno luto por la reciente muerte de su hijo en combate?

Durante años, se ocultó la procedencia real de Alberto Delgado y Delgado, señalándose que a pesar de haber nacido en las proximidades de Trinidad, se había trasladado desde muy joven a Camagüey. La realidad es otra, pero mostrarla en el filme, haría cambiar la opinión del espectador.

(Alberto Delgado Delgado)

Alberto Delgado y Maro Borges, fueron íntimos amigos de la infancia y la adolescencia. Años más tarde, la propia madre de Maro Borges, dejó constancia verbal a testigos de que su hijo y Alberto Delgado eran como hermanos. Nacido en Caracusey, a unos kilómetros de Trinidad, el posterior agente del G-2 no sólo traiciona al amigo de su infancia, sino a muchos conocidos de su juventud alzados en El Escambray. Este es un punto de inflexión en la historia que explica el motivo principal de la gran confianza depositada en él, por los más altos mando de la guerrilla del Escambray.

El deseo de Alberto de complicar a todos los que conducía a la detención era persistente. Narra Amador Acosta, uno de los sobrevivientes de la guerra campesina, bien documentado en el libro de Enrique G. Encinosa, Escambray La Guerra Olvidada, que camino de la costa la tropa detuvo a un joven y que Alberto insistía que había que ejecutarlo para no dejar testigos, a lo que la tropa se negó de plano, tal era la catadura moral de este individuo.

Tampoco su final fue heroico. A pesar de que Cheíto León había establecido una contraseña secreta, con uno de los miembros de la tropa de Carretero anteriormente capturada, cierto es que la contraseña oficial fue dada por Radio Swan por la propia Seguridad del Estado. Cheíto León podía sospechar, pero no estaba seguro como para ejecutarlo, lo que coincide con testigos de los hechos, que afirman que Alberto Delgado si confesó y que imploró, señalando que se había prestado para la delación tras una detención anterior por conspiración y que no quería morir. Esto apoya la tesis de que la confesión fue decisiva, para su ejecución por la tropa de Cheíto León a la orilla del río Guayrabo próximo a la finca Masinicú, que es el nombre real y no el de Maisinicú usado en el filme.

El balance de la delación de Alberto Delgado y Delgado fue de 18 cubanos condenados a treinta años de prisión y 12 fusilados, entre los que se encontraban varios conocidos suyos.

La historia y la verdad no perdonan, el falso barniz de algunos no soporta el peso de la realidad.
R.Muñoz.
**************


(Comentario del Bloguista de Baracutey Cubano: en esta foto histórica de una importante reunión de jefes de alzados en las montañas del Escambray  se identifican a: en la fila trasera y al centro con sombrero alón a Osvaldo Ramírez, quien fuera el primer jefe de todo el Escambray; a su lado Evelio Duque, quien moriría en Miami después de muchos años. Al lado de Osvaldo Ramirez y con el fusil levantado se encuentra ¨El Congo Pacheco¨y a su lado el joven Tomás San Gil quien llegaría a ser jefe de todo el Escambray. En la fila delantera y segundo de izquierda a derecha se encuentra Julio Emilio Carretero Escajadillo, uno de los últimos jefes de todos los alzados  del Escambray. La señora es la madre de Tomás San Gil.)


Ubicación de muchos de los grupos de alzados en la antigua provincia de Las Villas y cercanos a sus límites provinciales. Añadido por el Bloguista de Baracutey Cubano.

Fragmento del Capítulo XI EL HOMBRE DE MAISINICU Y LA ETAPA FINAL DEL ESCAMBRAY del libro de Enrique G. Encinosa titulado  Escambray: La Guerra Olvidada

....
........
.......
Amador Acosta, uno de los sobrevivientes de la guerra campesina, era capitán en la guerrilla de Maro en aquel momento. Su versión de lo sucedido es muy diferente a la de la trama en la película castrista.

Acosta nos dijo: «Cerca de Jatibonico nos encontramos con un muchacho, y lo tomamos prisionero. Delgado quería matarlo, para así implicarnos a todos en un asesinato. Nosotros estábamos opuestos pues el muchacho aparentaba estar de nuestra parte. Delgado le empezó a dar cranque a Raúl Morel, el segundo de Maro, para que matara al muchacho. Raúl y su familia habían sufrido mucho, y no había que darle mucha cuerda. Delgado se dió cuenta de este detalle y le insistió a Raúl para que hiciéramos algo con el muchacho. Yo, dirigiéndome a Delgado, le dije: -'Mire, si aquí tenemos que matar a uno o a cien hombres, lo hacemos y se acabó. Pero esto, no es un asunto de usted. No se meta'. Pero Delgado me ignoró, y siguió jodiendo con el asunto. Yo rastrillé el Garand y le apuntándole al pecho, le dije: -'Si lo que tú quieres es ver a un muerto, entonces ponte espejuelos, que el muerto vas a ser tú.- Entonces se calmó y al muchacho lo dejamos que se fuera.»

Al llegar a las cercanías de Morón, Alberto Delgado fue al pueblo a coordinar contactos. Aunque en la película mencionan al Teniente Candelario Rubiel como el alzado que lo acompañó al pueblo, el guerrillero fue realmente Amador Acosta, vestido de civil y armado de una pistola. En la ciudad de Morón, ambos hombres se entrevistaron con Sánchez, el misterioso contacto clandestino de Delgado, quien era en realidad un agente de Seguridad del Estado. Sánchez les prometió un camión para trasladar a los alzados de Morón a Punta Alegre, desde donde serian transportados en el bote de un pescador, a un islote .

El cuatro de febrero de 1964, la guerrilla de Maro Borges fue recogida en un cayo por un barco pintado de blanco, con tripulantes rubios_ que hablaban inglés. Confiados en que estaban a salvo, los guerrilleros comieron emparedados y tomaron las cervezas que estos aparentes tripulantes norteamericanos les ofrecían. Inocentemente, entregaron las armas y se les dijo que bajaran al pañol del barco para recibir un exámen médico. Uno a uno, estos hombres fueron atacados por los agentes de Seguridad del Estado, que se encontraban allí escondidos. El viaje que esperaban concluyera en Miami, sólo los llevó a una celda en Villa Marista donde se encuentran las oficinas de Seguridad del Estado en la Habana.

(Julio Emilio Carretero Escajadillo después de ser capturado sin miedo y totalmente tranquilo pese a saber la pena de muerte que se le aplicaría. Fotos y comentarios del Bloguista de Baracutey Cubano)

Mientras esto sucedía, Delgado, de regreso al Escambray, comenzó a preparar otra trampa, esta vez para el Comandante Julio Emilio Carretero. En los preparativos para su fuga, y como ignoraba la suerte corrida por Maro Borges y su grupo, Carretero acordó que llegando a Miami, le enviaría un mensaje a su Lugarteniente José Cheito León. Carretero se proponía utilizar la onda de Radio Swam, en el programa del periodista Luis Conte Agüero. La clave sería transmitida por tres días consecutivos, garantizándole a Cheito León que la ruta vía-Delgado era segura. Al oir esto, Delgado no se inmutó. El infiltrado sabía que la Seguridad del Estado podía interferir las transmisiónes de Conte Agüero y sobreponer otras transmisiónes con la clave adecuada. Lo que Delgado no sabía, era que uno de los guerrilleros de Carretero había establecido una segunda clave privada entre él y un familiar en Trinidad. La segunda clave, una llamada de teléfono desde Miami, indicaría que la ruta era segura. Ese mensaje teléfonico que nunca llegó seria el principio del fin para Alberto Delgado.

El 9 de marzo de 1964, Carretero cayó en la trampa castrista con catorce de sus hombres y Zoila Aguila, La Niña de Placetas, la única mujer que dirigió una guerrilla en combate.

El balance siniestro de la misión del infiltrado castrista Alberto Delgado y Delgado, conocido como El Hambre de Maisinicú fue el siguiente: más de treinta guerrilleros fueron llevados a juicio en La Habana, dieciocho hombres -entre ellos Amador Acosta, y una mujer, Zoila Aguila Almeida (La Niña de Placetas)-, fueron sentenciados a largas condenas carcelarias, doce hombres incluyendo a los Comandantes Maro Borges y Julio Emilio Carretero, fueron condenados a morir fusilados. En el breve juicio, Maro declaró sus sentimientos hacia el sistema en una forma burda, pero muy clara: «¡Yo me cago en la Revolución y me limpio el culo con Fidel Castro!» dijo el jefe guerrillero.

(Zoila Aguila Almeida (La Niña de Placetas y posteriormente La Niña del Escambray)

El 22 de junio de 1964, en los fosos de la Fortaleza de La Cabaña, doce hombres se encararon al paredón de fusilamiento: Maro Borges, Irenio Borges, Raúl Morel, Macho Jiménez, Andrés Oramas, Toniás García Valle, Julio Emilio Carretero, Cuco Cedeño, Blas Ortega, Valentín Hernández, Manolo Munsó La Guardia y Benito Rodríguez Pedraja. Parados juntos, en la oscuridad de la noche, iluminados por la luz blanca de reflectores, los doce hombres cantaron el Himno Nacional mientras los rifles FAL disparaban, y los plomos destrozaban sus cuerpos.

Mientras tanto, en el Escambray, Cheíto León esperaba el mensaje radial. La primera clave fue dada, pero la segunda clave, la llamada telefónica, la que El Hombre de Maisinicú desconocía, nunca llegó. Che [lo, desconfiado como todo buen alzado, comenzó a tener dudas de Alberto Delgado.

El Comandante José Cheíto León Jiménez, que había asumido el mando de los pocos grupos que aún quedaban en el Escambray, se había ganado sus galones --al igual que todos los otros jefes guerrilleros- por sus méritos. Era un hombre joven, de 26 años, fuerte y afable, Cheíto había sido educado en Trinidad. Estaba trabajando como camionero, cuando decidió alzarse para combatir al comunismo. Él y su hermano Berardo habían reclutado diecinueve hombres de la zona, que se irían con ellos dos. Conscientes de que carecían de armamento y de experiencia militar, los veinte y un hombres se enlistaron en un batallón de milicia. Después de varias semanas de entrenamiento básico, los nuevos reclutas desertaron en abril de 1961 y se alzaron, llevándose con ellos los rifles checos M52. Con tres años de experiencia en el combate, Cheíto León era, a pesar de su juventud, un veterano curtido en docenas de encuentros contra fuerzas siempre superiores.

(José ¨Cheíto¨ León Jiménez)

Con la sospecha escondida en lo más profundo de su pensamiento, Cheíto León se reunió con Alberto Delgado a la orilla de un río próximo a la finca Maisinicu. Delgado, cínicamente había mandado a matar a una res de la finca para festejar el viaje de la gruerrilla a Miami. Cheíto fingiéndole amistad, celebró junto a él, hasta que no pudo contenerse más, confrontó al traidor. En la panfletaria película castrista, Delgado murió valientemente y desafiante. Pero en la realidad -contado por los sobrevivientes- no fue así. Al ser emplazado por Cheito León, Delgado le negó repetidamente ser agente castrista. Después, llorando, declaró que había sido obligado a ayudar a la Seguridad del Estado cuando él había sido descubierto conspirando. En sus últimos momentos le pidió clemencia, aludiendo que él era un padre de familia. Cheíto León ignoró los gritos del traidor, también Carretero era un padre de familia y Delgado los había entregado miserablemente. Alberto Delgado fue ajusticiado. Al día siguiente su cuerpo colgado de una guásima, fue descubierto por campesinos de la zona.

Una vez desenmascarada la infiltración de Delgado, la Seguridad del Estado lanzó una redada, arrestando a toda persona que había tenido contacto con El Hombre de Maisinicú. Dos empleados de la finca -- Varela y Pepe Yoyo----, fueron fusilados, Siripio Hernández, otro empleado fue condenado al presidio político. Dos cuñados de Alberto Delgado, José y Alberto Nodal, recibieron condenas carcelarias por haber estado involucrados en la línea de suministros a los alzados. 
........
........
........


****************


El autor del último libro proCastrista  publicado en Cuba sobre la vida de Alberto Delgado Delgado, «El hombre de Maisinicú», narra una historia  de  la muerte de Alberto Delgado diferente a la de  la película oficialista El Hombre de Maisinicú y también diferente a la versión  que se encuentra en el libro de Enrique Encinosa.




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Video. Donald Trump y su guerra contra la izquierda radical. Participan: Frank de Varona y Julio M. Shiling con el historiador y presentador Enrique Encinosa

T V Libertad
Published on Jan 17, 2018
Trump y su guerra contra la izquierda radical, Frank de Varona y Julio M. Shiling con el historiador y presentador Enrique Encinosa, en el programa "El Mundo al Día" de La Poderosa 670 AM, transmitido el 16 de enero, 2018.

Donald Trump y su guerra contra la izquierda radical




Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

viernes, enero 19, 2018

Roberto Álvarez Quiñones: ¿Solo en Cuba llueve y hay sequías?

Tomado de http://www.diariodecuba.com

¿Solo en Cuba llueve y hay sequías?

Por Roberto Álvarez Quiñones
Los Ángeles
16 de Enero de 2018


Siempre que leo las excusas que ofrece el régimen castrista de huracanes y lluvias para justificar la bajísima producción de azúcar, me acuerdo de lo que a fines de los años 60 me dijo off the record el director de Organismos Internacionales del Ministerio del Comercio Exterior (MINCEX), Mario García Incháustegui.

El exembajador ante la ONU, quien en 1962 hizo el ridículo al afirmar que en Cuba no había armas nucleares, me confesó que en la Organización Internacional del Café (OIC), en Londres, ya no creían los pretextos que él daba allí para justificar los incumplimientos de exportaciones de Cuba. Esa entidad asignaba cuotas de exportación a los países miembros para evitar que una sobreoferta mundial de café deprimiese los precios. Incháustegui culpaba a los ciclones y otras afectaciones climáticas. "Yo insisto en mis argumentos, pero ya no me creen", me dijo. Finalmente la OIC le suprimió la cuota a Cuba y la repartió entre otros países que pedían exportar más.

Recordemos que en los años 40 y 50 Cuba era uno de los mayores exportadores de café a nivel mundial. Entre 1928 y 1948 la Isla produjo como promedio anual 30.000 toneladas (TM). Y en 1960, último año del capitalismo en la Isla, produjo 60.000 TM. Claro, al implantarse el comunismo todo cambió. En 2016 se produjeron 5.687 TM, y en 2017 aún no hay estadísticas disponibles, pero al parecer fueron 5.500 TM. Diez veces menos que hace 58 años.

Hago este paréntesis cafetalero porque si en la Organización Internacional del Azúcar (OIA), con sede también en Londres, hubiese hoy cuotas de exportación de azúcar, como en el siglo pasado, ya Cuba también la hubiese perdido hace rato.

Excusas y pretextos

En el siglo XX hubo Convenios Internacionales del Azúcar entre países exportadores e importadores con cuotas de exportación para evitar el desplome de precios. El último con cuotas terminó en 1987. En 1993 se puso en vigor otro, pero sin cuotas. Hoy la OIA funciona solo como recolectora de datos.

El Gobierno de Raúl Castro informó hace unos días que las lluvias de noviembre, diciembre y enero han afectado el 70% del área total cañera, y que de los 53 centrales disponibles solo están trabajando 26, y a la mitad de su capacidad.

Juan Carlos Pérez, director de Atención a Productores de AZCUBA, le habló al diario Granma de "tensiones climáticas", "estragos de la sequía presente en los meses de junio a septiembre del 2017, periodo de mayor crecimiento del cultivo" de la caña.

(Caña de azúcar cortada )

En tanto, Dionis Pérez, también dirigente de AZCUBA, culpó de los problemas de la zafra a las lluvias, aunque de pasada admitió un mal manejo industrial. Otro funcionario estatal, Sergio Guillén, precisó que el contenido de sacarosa hoy está entre el 15% y el 16%, y se requiere un 18%.

Ciertamente la caña necesita agua para crecer, pero ya en noviembre debe dejar de crecer para madurar y acumular sacarosa. Si llueve, la caña reanuda su crecimiento verde y no acumula suficiente sacarosa, con lo cual el rendimiento se cae.

¿No había lluvias a destiempo antes de 1959?


Todo esto se entiende, pero surgen ciertas preguntas: ¿Es Cuba el único país productor de azúcar de caña al que azotan los huracanes y donde llueve en períodos de maduración de la caña? ¿Nunca hubo ciclones, lluvias excesivas, o sequías, antes de 1959? ¿Cómo entonces era Cuba el mayor exportador mundial de azúcar?

Con lluvias, ciclones, sequías cíclicas, plagas, rayos y centellas, Cuba fue la azucarera del mundo durante más de 160 años, desde la revolución en Haití a fines del siglo XVIII. En 1894 alcanzó ya 1,1 millón de TM, un tercio de toda el azúcar producida en el mundo. En 1925 produjo 5,1 millones TM, el triple de lo producido en 2017.

Pero, al igual que ocurrió con el café, con el castrismo Cuba pasó de mayor exportador mundial de azúcar de caña, a importarla de Brasil, República Dominicana, Colombia, EEUU y hasta de Europa (Bielorrusia), durante la primera década de este siglo, para cubrir el consumo nacional y cumplir los compromisos de exportación. Para colmo, Fidel Castro ordenó la destrucción de dos tercios de la industria azucarera, una de las mayores del mundo.

No, no es cuestión de un "encarne" de la Madre Naturaleza con la Perla de las Antillas. No hay que buscar causas atmosféricas, ni culpar al calentamiento global (que afecta a todos por igual). Es algo menos complicado y fácil de solucionar: el problema es político.
 
(Libro de Oscar Pino Santos. escrito en 1957,   donde se muestran rendimientos agrícolas antes de 1959, los cuales nunca fueron ni remotamente alcanzados en la Cuba oprimida por el Castrismo. En el artículo Sin azúcar y sin país de Roberto Álvarez Quiñones  se lee:  ¨En  1940 Cuba devino el productor de azúcar de caña más eficiente mundialmente al registrar un 13,17% de rendimiento industrial: por cada 100 partes de peso verde de la caña se extrajo más de 13 partes de azúcar. Algo nunca visto. En los años 50 la Isla exportaba la mitad de toda el azúcar mundial, con una producción entre 5,3 y 7,1 millones de toneladas métricas, en 161 fábricas y un rendimiento industrial promedio de 12,7%, el mayor del planeta¨. Fotos, comentarios y tablas añadidas por el bloguista de Baracutey Cubano )

Tan pronto Fidel Castro asaltó el poder a tiros, y azuzado por el estalinista confeso Che Guevara, a fines de 1960 el régimen estatizó la industria azucarera. En solo dos años la producción se desplomó de 6,8 millones de TM a 3,8 millones en la zafra 1962-1963.

La Unión Soviética, para que La Habana le diera algo a cambio de mantener la dictadura y su parasitaria economía con subsidios millonarios, convirtió a Cuba en la azucarera de la URSS y de Europa del Este. Enviaba a la isla caribeña los equipos, el fertilizante y todos los insumos necesarios, y hasta construyó nuevas fábricas de azúcar. Con tales subsidios de Moscú la producción subió a seis y siete millones de TM anuales ¿No llovía entonces en invierno? ¿No pasó ningún ciclón?

Se desintegró la URSS y la producción azucarera se hundió al punto de registrar la misma cantidad de azúcar que antes de la Guerra de Independencia. Y es que mientras en los años 50 la Isla importaba solo el 4% de los insumos de la zafra, según el Anuario Estadístico de Cuba, con el castrismo dependía totalmente de la URSS.

Al suprimirse la libre empresa y dirigirse la economía como enseñaban Marx y Lenin se borró de la memoria nacional que en 1940 Cuba era el país más eficiente del mundo en la industria azucarera. Ese año registró un 13,17% de rendimiento industrial. Por cada 100 partes de peso verde de la caña se extrajeron más de 13 partes de azúcar. Algo nunca antes logrado en el mundo. Y en los años 50 obtenía un rendimiento industrial promedio de 12,7%, el mayor del planeta.

Rendimientos cañeros bochornosos


Luego de la impronta aciaga castro-guevarista, los rendimientos cubanos de caña por hectárea pasaron a ser bochornosos. Precisamente desde el mismo año en que murió el Che, 1967, Cuba registra los más bajos rendimientos cañeros del orbe. Oscilan entre 24 y 42 toneladas de caña por hectárea, según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) . Es decir, están muy por debajo del promedio mundial, que varía entre 65 y 72 toneladas.

Antes de 1959 Cuba era el líder latinoamericano en esos rendimientos de campo. El actual líder es Perú y registra 128 TM de caña por hectárea, según FAOSTATS, la base de datos de la FAO. Le sigue Guatemala con 95 TM. República Dominicana, más parecida a Cuba, obtiene 80 TM.

(Tabla extraida del antes mencionado libro de Oscar Pino Santos quien hasta sus últimos días, ¿2006?,,   trabajó en en el Consejo de Estado de los Castro y NUNCA criticó los bajos rendimientos agrícolas alcanzados bajo el Castrismo)

El colmo es que países africanos pobres vapulean a Cuba. Según la FAO en 2014 Senegal obtuvo 117 TM de caña por hectárea; Malawi, 107; Zambia, 104; Chad, 102; Burkina Faso,101; y Etiopía, 99. ¿Por arte de magia jamás llueve a destiempo para la caña en esos países africanos?

El célebre slogan de la campaña de Bill Clinton cuando derrotó a George H.W. Bush en 1992, rezaba: "Es la economía, estúpido". Bush tenía una aprobación superior al 80%, pero perdió las elecciones a causa de la recesión económica.

En el caso cubano, a la élite dictatorial hay que decirle exactamente lo contrario: "Es la política, estúpido". Hay que desmontar el absurdo modelo económico socialista y eso solo se logra con un cambio político total.

Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Nicolás Maduro usurpador de la Presidencia de Venezuela sacrifica a 2 de sus hombres para simular enfrentamiento en la masacre de Óscar Pérez y de los otros asesinados





El presidente Nicolás Maduro Maduro reconoció públicamente la labor de la Guardia Nacional Bolivariana por la muerte del policía insurgente Óscar Pérez y de otros seis integrantes del grupo Resistencia. "A 17 días de dar la orden, orden cumplida", dijo en una alocución presidencial. Video: Twitter Alberto Rodríguez.

********
Maduro sacrifica a 2 de sus hombres para simular enfrentamiento en masacre de Óscar Pérez

Por Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com
18 de enero de 2018

Antes de disparar el lanzacohetes contra el pintoresco chalé, y también antes de abrirse paso entre los escombros para rematar a los sobrevivientes del estallido, soldados y policías venezolanos habían dejado pasar a paramilitares chavistas para que liquidaran a tiros al grupo de insurgentes liderado por el policía venezolano Óscar Pérez.

Excepto que la vivienda a la que entraron era la casa equivocada, y que quienes terminaron siendo ejecutados fueron los jefes de la banda de paramilitares que debían servir de verdugos.

Dos integrantes de la banda paramilitar conocida como el Colectivo Tres Raíces, murieron durante la operación de asalto que estremeció a Venezuela el lunes al ser transmitida en tiempo real por el propio Pérez a través de las redes sociales.

Pero los dos chavistas fueron asesinados por otros hombres del régimen de Nicolás Maduro, en unintento por simular un enfrentamiento que justificara las muertes de Pérez y de su grupo, dijeron fuentes policiales.

(Foto de los masacrados y asesinados. Foto añadidad por el bloguista de Baracutey Cubano)

“Los tiros fueron por la espalda. Ellos [los integrantes del colectivo] fueron caminando hacia la casa donde les habían dicho que estaba Óscar Pérez, pero ni siquiera sabían donde estaba el grupo de acciones especiales que terminó disparando contra ellos”, dijo una fuente policial venezolana que habló bajo condición de anonimato.

Los testimonios de las fuentes policiales, así como los videos transmitidos por el propio Pérez el día de su muerte, esbozan un rudimentario complot orquestado por las fuerzas del régimen de Maduro para justificar la muerte del policía insurgente pese a que ya había manifestado su deseo de entregarse.

(La enfermera  y su novio quiénes fueron también masacrados. Foto añadida por el bloguista de Baracutey Cubano)

Pérez transmitió por las redes sociales videos de las conversaciones que sostuvo con el mayor de la Guardia Nacional para evitar un choque de fuerzas, mientras que personas que mantuvieron contacto telefónico con él durante esa mañana informaron a el Nuevo Herald que el policía también habló directamente con sus jefes dentro del cuerpo policial de investigaciones CICPC manifestando su deseo de evitar un enfrentamiento.

Las versiones recogidas por el Nuevo Herald apuntan a que Pérez y sus hombres fueron rodeados desde la madrugada del lunes por hombres de la Guardia Nacional.

“Ellos comienzan a rodear la zona como a las 2:30 de la mañana, pero terminan ubicando la casa como a las 4:30, dos horas y pico después”, dijo una de las fuentes consultadas.

Viendo que no tenía ninguna posibilidad de escapar, Pérez procedió a negociar su entrega con las autoridades, propuesta que fue aceptada por el Mayor de la Guardia Nacional, Rafael Enrique Bastardo Mendoza.


Óscar Pérez: "Nos vamos a entregar"

Óscar Pérez, el policía venezolano buscado tras atacar las sedes del Tribunal Supremo y el ministerio del Interior desde un helicóptero, grita que no disparen pues se van a entregar.
equilibriogv via Instagram.

*******

Sobre el asesinato de  Óscar Pérez y su grupo




Cadáver de Óscar Pérez, el cual presenta un tiro de remate en la frente.
*********
Declaración de Álvaro Uribe sobre caso Oscar Perez y Venezuela







Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Juan Antonio Blanco descodificando la desinformación cubana: los ataques a diplomáticos de EEUU



 Audiencia en este mes de enero de 2018  de un subcomité del Senado de los EE.UU.  sobre la agresión a diplomáticos norteamericanos en Cuba. Al centro el Senador Marco Rubio y a su izquierda el Senador Robert ¨Bob¨ Menéndez.
*********

Tomado de https://www.martinoticias.com

Descodificar la desinformación cubana: los ataques a diplomáticos de EEUU

*******
La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano.
*******

Por Juan Antonio Blanco
Enero 18, 2018

Al negarse a reconocer los hechos vinculados a los ataques a diplomáticos estadounidenses en La Habana, el gobierno cubano se ha volcado de lleno a impulsar una campaña de desinformación y “medidas activas” orientada a manipular mentiras y media verdades que, distorsionadas y sacadas de contexto, confunden al público al que van dirigidas. Si, por ejemplo, el FBI dice que la hipótesis inicial de que el mecanismo usado fue acústico va perdiendo peso, las redes de desinformación cubanas se apresuran a afirmar que el FBI no reconoce que los ataques se hayan producido en realidad.

Ante estas tácticas es imprescindible precisar de manera periódica lo que va siendo corroborado –que ya es suficiente para sostener la acusación contra el gobierno cubano- y difundirlo de la manera más amplia posible para contrarrestar los fake news que genera la inteligencia cubana y de los que están siempre dispuestos a hacerse eco todos los partidarios de la política hacia Cuba seguida anteriormente por Barack Obama. Este resumen es un paso en esa dirección.

¿Qué sabemos?

a) Ya está confirmado por varios especialistas médicos que examinaron a los pacientes en sus respectivos países que 24 diplomáticos de Estados Unidos y ocho de Canadá vieron afectada su salud por estos hechos.

b) Lo sucedido no tiene causas naturales (“ruido de grillos campestres”, “histerias colectivas”, y otras hipótesis pseudo científicas difundidas por La Habana), sino es el resultado de algún mecanismo artificial creado por el hombre.

c) Sean quienes sean las personas que ejecutaron directamente estos hechos, no pudieron hacerlo en tantos lugares a la vez y por un periodo tan prolongado de tiempo (unos diez meses) si no formasen parte del gobierno cubano o actuasen en completa colaboración y complicidad con él.

d) Es además imposible que los equipos de chequeo permanente contra las residencias de los diplomáticos no hubiesen detectado, al ocurrir los primeros casos, que esas personas –que viven en diferentes casas- estaban siendo afectadas con síntomas uniformes lo que debió haberlos llevado a frenar lo que hacían hasta determinar si ellos (la seguridad del estado) eran los causantes del problema.

Los diplomáticos son seguidos las 24 horas del día –tienen brigadas de dos a tres autos asignadas para ese seguimiento además de filmar sus hogares, pinchar sus teléfonos e intentar hackear sus computadoras.Viven en casas propiedad del estado ubicadas en barrios exclusivos bajo control total del gobierno (“zonas congeladas”). Ese control directo que tiene la seguridad del estado sobre las propiedades en torno a las viviendas de diplomáticos considerados “enemigos” les facilita poder ubicar “puntos fijos” -de escucha, filmación y observación- en las casas colindantes.

d) Sea del modo que fuese, el gobierno cubano era responsable de la protección de esos diplomáticos y por ello el único culpable del deterioro de las relaciones bilaterales y de las actuales limitaciones consulares de la embajada de EEUU en La Habana. Cuba tiene, además, una larga historia de acoso agresivo –incluyendo provocarles accidentes- contra diplomáticos occidentales que los hace ser los primeros sospechosos

e) Washington no enviará de regreso a sus diplomáticos ni podrá normalizar el funcionamiento de su embajada –incluyendo las gestiones consulares– hasta no tener completa seguridad de que aquellos no correrán peligro. Eso constituye una medida de protección elemental pero todavía no es una sanción (la retirada de los diplomáticos cubanos tampoco lo es y solo corresponde a los acuerdos de simetría numérica entre ambas sedes diplomáticas) que debiera imponerse en un caso de esta gravedad.

Primera conclusión:

Los puntos c y d son complementarios y hace irrelevante conocer los detalles sobre la identidad personal de los ejecutores directos de estas acciones. O bien eran funcionarios cubanos o bien actuaban en concertación con ellos cuando era su responsabilidad proteger –no dañar– a los diplomáticos en su territorio.

La conclusión inequívoca que se desprende de lo que ya se sabe y está comprobado es que la responsabilidad por lo sucedido cae sobre el gobierno de Cuba y que EEUU no debe exponer sus diplomáticos a nuevos ataques.

II- ¿Qué falta por definir?

¿Cuál fue el dispositivo empleado y para qué se usa normalmente: ¿monitorear conversaciones privadas o afectar la salud de los monitoreados?

Los dispositivos de escucha son variados y en más de una ocasión –como ocurrió con la embajada de EEUU en Moscú en la década de los setenta- su tecnología puede afectar la salud de aquellos que son monitoreados.

¿Por qué lo hacían? ¿Era posible que si la intención inicial hubiese sido solo la de monitorear conversaciones y luego, por “accidente” o imprevisión, se hubiese afectado la salud de los diplomáticos?

Es posible, pero lo que resulta imposible es que quienes monitoreaban más de una decena de residencias no se hubiesen percatado de que desde que se había aplicado esa técnica los diplomáticos reportaban síntomas similares en las viviendas sometidas a ese dispositivo. De hecho debieron enterarse antes incluso de que ellos mismos se percataran de que su situación no era individual y reportasen lo que ocurría al embajador.

: Si hubiese sido el caso de que al inicio no tenían la intención deliberada de infligir daño sino solo escuchar las conversaciones, muy tempranamente tuvieron que tomar conciencia de que estaban afectando seriamente la salud de esos diplomáticos, sus esposas e hijos y tomaron la decisión deliberada de no detener el procedimiento.

¿Los autores de estos ataques tendrían la intención de perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU? ¿Quiénes ejecutaron directamente esta operación? ¿Es creíble que fuera un tercer país o una fracción disidente que quería perjudicar las relaciones bilaterales con EEUU?

Esto es absurdo desde cuatro perspectivas diferentes.

En primer lugar, la idea de que Raúl Castro es un reformista de línea blanda acosado por un grupo de línea dura es una completa falacia creada por los grupos que quisieron promover la política de apaciguamiento con concesiones unilaterales impulsada por la Administración Obama. No en balde es el propio Raúl el que comenta en privado a los diplomáticos estadunidenses de que él no sabía nada de los ataques y “quizás” sea una facción que se opone a su línea constructiva con respecto a EEUU.

Cabe preguntarse si tanto les interesaban las relaciones por qué bajo la Administración de Obama y en especial durante el diálogo para el restablecimiento de relaciones La Habana fortaleció la represión no solo en la Isla sino también en su narco-colonia terrorista en Venezuela, contrabandearon armas con su aliado de Corea del Norte y se apoderaron de un misil Hellfire.

La idea principal detrás de todas las acciones de la elite de poder en Cuba es preservar su poder. Desde esa perspectiva, con el cambio de presidente en EEUU es altamente probable que deseaban intensificar la recopilación de información sobre el nuevo pensamiento en Washington –se dice que no tenían a nadie cercano al círculo directo de Trump. También es probable que desearan sacar de Cuba, enfermándolos, a aquellos diplomáticos de quienes hubiesen sospechado tuviesen misiones de inteligencia para así disminuir su capacidad operativa en la embajada en esta nueva etapa.

: Si quisiéramos considerar la hipótesis de que existe alguna tendencia “blanda” dentro de la elite de poder cubana habría entonces que comenzar por reconocer que Raúl Castro es quien dirige la de “línea dura”. Eso no es nada nuevo. Cualquiera con un mínimo conocimiento de la historia de la llamada “revolución cubana” sabe que ese siempre fue el caso desde la etapa insurreccional hasta el presente.

En segundo lugar, ya hemos explicado como es imposible que un tercer actor independiente pueda instalarse inadvertidamente en lugares próximos a más de una decena de residencias diplomáticas, dentro de zonas barriales bajo completo control de la seguridad del estado y operar durante diez meses sin ser detectados hasta el día de hoy.

No hay la posibilidad de un tercer actor independiente con capacidad de realizar una operación tan vasta en lugares diferentes pero todos bajo estricto control directo de la seguridad del estado.

En tercer lugar, está la imposibilidad institucional de conducir una operación de esa amplitud y duración contra el “principal objetivo enemigo” sin reportar cotidianamente todas las incidencias que estaba teniendo sobre la salud de los diplomáticos. Cada “punto fijo” tiene que rendir su informe diario a un mando superior centralizado de la contrainteligencia que a su vez tiene que incluir cualquier dato relevante en el llamado “parte diario operativo” que se hace llegar a los altos jefes del MININT, las FAR y un grupo selecto de dirigentes gubernamentales.

Los encargados del chequeo sabían que cada día nuevos diplomáticos enfermaban, pero tomaron la decisión deliberada de continuar usando los dispositivos, sea porque no les importaba la salud de los afectados y querían insistir en escucharlos, o sea porque el objetivo mismo de estas acciones siempre fue, desde el inicio, afectar su salud.

En cuarto lugar, ¿cómo podría un grupo tan amplio de personas como las dedicadas al chequeo diario de esos 24 diplomáticos evitar incluir lo que estaba ocurriendo en su parte diario? ¿Cómo podía no enterarse el Coronel Alejandro Castro Espín quien viene jugando un papel destacado en todo lo concerniente a temas de seguridad tanto respecto a las relaciones bilaterales con EEUU como con Rusia?

Si ha estado involucrado un tercer actor ha sido con pleno conocimiento, aprobación y colaboración del gobierno cubano y las acciones fueron operativizadas por medio del MININT.

(Coronel Alejandro Castro Espín)

¿Por qué el gobierno cubano no ha buscado un chivo expiatorio en esta ocasión –como en 1989 con el caso de narcotráfico- para justificarse y preservar las relaciones bilaterales?

Al general Arnaldo Ochoa y al coronel Tony La Guardia les hicieron creer que si se declaraban culpables serian perdonados pero después de hacerlo terminaron fusilados. Es difícil que alguien en el MININT esté dispuesto a seguir sus pasos en este caso. Por otro lado, por muchas explicaciones que deseen fabricarse, al coronel Alejandro Castro Espín le resultaría imposible distanciarse de lo ocurrido dado el sistema de informes institucionalizados que se ha descrito anteriormente.

No les resulta factible fabricar chivos expiatorios, ni reconocer que el MININT, actuando de manera institucional, afectó la salud de los diplomáticos. De ahí la necesidad de negarlo todo y trasladar este conflicto al campo de la propaganda.
Segunda conclusión:

Con independencia de los detalles y evidencias que pueda llegarse a reunir en torno a este segundo grupo de interrogantes, nadie puede poner en duda: a) que los hechos ocurrieron, b) no tienen explicación natural, c) afectaron sensiblemente la salud de diplomáticos estadounidenses, así como a sus esposas e hijos y d) el gobierno cubano es responsable por la Convención de Viena de haber dado la alarma y actuado tempranamente en detenerlos.

III- Consideraciones finales.

La responsabilidad por lo sucedido está claramente situada en la cancha del gobierno cubano y su negativa a reconocerlo solo empeora las cosas.

Si bien Washington todavía no ha determinado cuál fue el mecanismo usado para agredir su personal (ondas sónicas o de micro onda), sí ha precisado que Cuba–siendo un estado policial–sabe que dichos ataques ocurrieron, quién los realizó y, por tanto, sigue demandando del gobierno cubano una respuesta adecuada.

El subsecretario de Estado para Diplomacia Pública y Asuntos Públicos, Steve Goldstein afirmó: "Creemos que el Gobierno de Cuba tiene la respuesta a esto y deberían estar haciendo más para ayudarnos a resolverlo (…) El Gobierno de Cuba sabe lo que pasó, así que nos gustaría que nos lo contara y que no volviera a ocurrir". También subrayó que el hecho de que no haya certeza sobre que se trate de ataques acústicos "no significa que no haya otra causa". "Lo que tenemos claro es que hay 24 heridos, que ocurrió y que fue deliberado", insistió.

Tanto el director asistente de Seguridad Diplomática, Todd Brown, y Charles Rosenfarb, a cargo del Buró de Servicios Médicos del Departamento de Estado de Estados Unidos, reconocieron que las lesiones sufridas por los diplomáticos no provenían de ninguna causa natural.

Pero la dictadura militar sigue aferrada a la más torpe y dañina posición posible: niega lo sucedido e insiste en que todo es una patraña de la Administración Trump para torpedear las relaciones Cuba-EE.UU.

La respuesta de la dictadura es la única que tiene a su alcance: un tsunami de propaganda contra el Presidente Trump al que culpan de haber inventado toda esta trama para perjudicar al pueblo cubano. Para ello han movilizado a todo su aparato de medidas activas y desinformación dentro y fuera de Cuba. Hay que vencerla también en ese terreno.



Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...

Zoé Valdés con una anécdota sobre Leonardo Padura del 2012 en Miami que lo deja mal parado

Tomado de https://www.facebook.com/

Una anécdota sobre Leonardo Padura del 2012 en Miami que lo deja mal parado
(Este título es provisional y dado por el bloguista de Baracutey Cubano ya que es un comentario de Zoé Valdés en facebook)

Por Zoé Valdés
18 de enero de 2018

Como dije en la entrevista de ayer con Denis Fortun estoy releyendo a Álvaro Alba y su magnífico libro 'En la pupila del Kremlin'. Lo leí hace tiempo y me impactó, y como todo libro que me impacta, al tiempo, lo vuelvo a consultar; de modo que lo he retomado y lo estoy profundizando todavía más.

Es un libro intenso, y se los recomiendo con igual intensidad. Fue plagiado, aunque quien lo plagió, prefirió argumentar, cuando no le quedó más remedio, que sí, que lo había repasado, pero... Intentó ningunearlo. El tiro le salió por la culata.

La anécdota que les resumiré me alcanza por tres vías, una de ellas por un invitado. La persona que estaba allí presente, el año 2012, en la librería Universal, de nuestro querido Juan M. Salvat, cuando Leonardo Padura presentó 'El hombre que amaba a los perros', cuyo argumento no es precisamente la lealtad perruna de los escritores del régimen a Fidel Castro, y que me lo contó, me pidió en su momento discreción. Ahora me ha dado libertad para sacarlo a la luz, aunque fue un acto público.

(Álvaro Alba)

Resulta que allí estaba Leonardo Padura, el miliciano de la UNEAC CUAC CUAC, presentando esa novelita suya, tal como se había anunciado, muy orondo él, y permitió, cosa rara, que se hiciera un panel de preguntas por parte del público.

Una señora muy bien vestida, y mejor arreglada, levantó la mano de manera muy educada y le preguntó:

-¿Usted ha leído 'En la pupila del Kremlin'?

La respuesta de Padura Caradura fue la siguiente, y debiera pasar a los anales de la historia del descaro y del embeleque:

-Sí, bueno, pero, figúrese, ejem, eso es una novela de ficción, pero bueno, ejem, ahí no hay nada real, porque además, ejem, ese personaje, Carmen Vega, no existe.

A lo que la dama respondió rotunda:

-Usted está muy equivocado. Karmen Vega está viva. Y soy yo.

Cara de poker y fuga inmediata. Díganme ahora si la vida no es la mejor de las novelas.

Bah. Foquépete. Loquetrajo el ronconmilk.


Leonardo Padura


************************** 

Cuba soviética

En la pupila del Kremlin (fragmento)

Por Álvaro Alba
mar 19, 2012

Jaime Ramón Mercader del Río Hernández es el único vínculo histórico y material que une a dos personajes históricos: al georgiano Iosef V. Stalin y al cubano Fidel Castro Ruz.

El asesinato de Trotski durante un día caluroso del verano mexicano de 1940, en su plácida residencia en Coyoacán, fue una operación largamente planificada por el NKVD. Era el cumplimiento de uno de los deseos más anhelados de Stalin, la eliminación física de su archirival. Trotski simbolizaba a los ojos de Stalin la negación de su propio poder, la crítica más certera y contundente, proveniente de un bolchevique de la vieja guardia. El fundador del Ejército Rojo se había convertido, incluso en el exilio, en el más acérrimo de sus enemigos, el más fuerte polemista, con una pluma ácida y cortante que ponía en entredicho y hacía dudar ante los ojos de otros revolucionarios, de cualquier plan o discurso de Stalin. Nadie conocía mejor a aquel ex seminarista de Tiflis que el que fuera un estudiante de una escuela luterana en Odessa.

La rivalidad empezaba en el conocimiento de idiomas extranjeros, pues Trotski dominaba a la perfección hebreo, yídish, ruso, ucraniano, alemán, inglés, francés y al final de su vida asimiló en México el español; mientras Stalin, además de su natal georgiano, sólo dominaba el ruso, que toda su vida lo habló con fuerte acento. La pluma de Trotski era tan aguda como su verbo en el debate, mientras que Stalin se caracterizaba por discursos escolásticos donde el principal argumento proviene siempre de la autoridad de quien lo dice. A pesar de esas posibles deficiencias intelectuales de Stalin con relación a Trotski, Stalin se impuso. Batalló con mayor astucia, supo disponer de los mecanismos políticos y estatales para liquidar a su adversario.

La operación para eliminar al desterrado revolucionario se orquestó con extrema discreción en el Kremlin, esbozándose la necesidad política del asesinato, y no faltaron los argumentos partidistas para acabar con el adversario ideológico.

Se planificó en los despachos de la plaza Lubianka, sede del NKVD, donde se pulieron todos los detalles, poniendo los elementos materiales y operacionales para cumplir a cabalidad la misión. Se ejecutó, tras ciertos desatinos y ajustes en la marcha, un caluroso día en el verano mexicano por una mano que no parecía, a primera vista, tener una relación directa con Moscú.

Ramón Mercader, el autor material del crimen, la mano solícita del Kremlin en la tragedia terminó sus días en La Habana, a donde había llegado en los setenta para laborar como asesor del Ministerio del Interior. No hay nada material,excepto la presencia y existencia de Ramón Mercader, que una a Stalin y Castro de una forma tan irrebatible.

(Jaime Ramón Mercader del Río Hernández)

Muchas millas separan a Moscú de La Habana, a Birán en Oriente de Gori en Georgia, pero este individuo, nacido en Cataluña, unía esos puntos. Fue el enlace inevitable. Su madre catalana, con vínculos en la Cuba colonial con la ciudad de Santiago de Cuba, que sirvió de manera abnegada y fiel también en el NKVD y que laboró en la embajada cubana de París por años, motivó con su entrega fiel a la causa de Stalin, que se unieran ambos sujetos (Stalin y Castro) en un mismo punto del espacio, mediante un hilo conductor: el asesinato de Trotski.

Ramón Mercader es la obligada referencia para unir a los dos gobernantes, el cubano y el soviético, en un punto físico del espacio. Es el eslabón perdido de la cadena, el que lleva en sus manos el hilo de Ariadna que nos conduce al enlazamiento de los dos autócratas en un mismo plano, el asesinato. Ramón une en su persona, mediante un vínculo histórico de continuidad, a los dos creadores de estados y políticas similares. Dos individuos, Stalin y Castro, con similar educación religiosa, con igual desprecio por la religión, con el mismo impulso para gobernar y disponer de vidas ajenas. Con la presencia y muerte del catalán en La Habana se ponía punto final a una maniobra política y criminal de Stalin para eliminar a su más acérrimo enemigo: Lev D. Trotski.

La curiosidad histórica me hizo responder al correo electrónico y concertar una entrevista con la remitente, que se identificó como Maria del Carmen Vega San José. La historia que comenzó a relatarme una mañana de un miércoles lluvioso en una cafetería de Bird Road, en el suroeste de Miami me trasladó de nuevo a la URSS, a los años treinta y cuarenta, a las luchas de Stalin por el poder y su obsesión por aniquilar a los enemigos políticos. Me trasladó a Coyoacán, a la fortaleza violada de Trotski, a Bobrinets, donde pasó veranos de su infancia. Iban apareciendo imágenes de la contienda civil española, personajes de la historia política de Cuba de estos últimos cincuenta años. De aquel encuentro inicial con Carmen y de muchos más, con decenas de horas grabadas, cientos de correos electrónicos y llamadas telefónicas para resolver una duda, salió este libro.

Ella era la portadora de una historia única, ha sido capaz de estar horas relatando pasajes de la vida en Cuba o la URSS con la facilidad de quien lleva dos culturas internas, la hispana y la rusa, libre en los dos idiomas, con acento andaluz cuando se expresa en castellano y entonación lo mismo de una rusa sureña que una moscovita, si lo hace en la lengua de Tolstoi. Iniciamos una conversación que todavía no ha terminado, pues siempre hay un detalle nuevo, inesperado, que ella misma no ha puesto en su debido lugar (de importancia histórica y de destello luminoso) como bien puede ser la participación en una película de la República Socialista Soviética de Georgia o traductora en una Olimpiada de Ajedrez en La Habana. Carmen nació en un pedazo de Rusia cargado de historia y dolor, y que años más tarde, por iniciativa de Nikita S. Jruschev, fue entregado a Ucrania —la península de Crimea.

Su padre militó en las filas comunistas españolas, y en la Guerra Civil lo mismo secuestraba un barco que dirigía bombardeos y combates aéreos de la aviación republicana. Fue dirigente del PCE en la URSS, a donde viajó tras la derrota republicana. No perdió la oportunidad de ser un combatiente del Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial y años más tarde viajó a Cuba en calidad de asesor soviético o hispano-soviético, como le llamaban en la isla.

Carmen era testigo de las interioridades de la lucha partidista dentro de la organización comunista española, los cismas políticos, las divisiones que llegaron a afectar las relaciones personales de muchos en su familia y amistades cercanas.

Ella tuvo como vecino de edificio a Iosef R. Grigulevich, el más prolífero de los agentes soviéticos en América Latina, el espía encargado de coordinar los atentados a Trotski en México, condecorado por el Kremlin tras el asesinato en México, para proseguir su misión de espía soviético por el Hemisferio Occidental.

Tuvo decenas de nombres con sus pasaportes falsos, fue ayudado a moverse de país en país por renombrados miembros de la izquierda intelectual latinoamericana. Con el tiempo y con influencia llega a ser el enviado diplomático de Costa Rica ante los gobiernos de Italia y Yugoslavia, bajo el nombre de Teodoro B. Castro. Sólo la muerte de Stalin hizo que se suspendiera la última de sus tareas, el asesinato del gobernante yugoslavo Josef Broz Tito.

Fue precisamente Carmen Vega quien hizo la petición a Fidel Castro del viaje de Mercader a La Habana, en una de las visitas del gobernante cubano a Moscú.

Ella laboraba entonces como traductora en la representación diplomática cubana. Carmen fue el instrumento perfecto para cumplir un deseo familiar de los Mercader, salir de la URSS y radicarse en el trópico, en Cuba, a donde ya habían viajado años antes otros comunistas españoles. Junto a Ramón Mercader, su esposa e hijos, ella se mudó también a Cuba y cuidó de su compatriota cuando ya estaba enfermo de muerte en una clínica habanera de uso exclusivo de la élite partidista cubana.

Meses antes de morir Iosef V. Stalin dio curso a un plan para asesinar al gobernante yugoslavo Iosef Broz Tito, entonces en conflicto ideológico con Moscú. En 1949 Yugoslavia fue expulsado del Kominform (1947-1956) – la Oficina de Información de los partidos comunistas y obreros, una especie de Komintern. Los preparativos de la misión se discutieron en el entonces MGB, Ministerio de Seguridad del Estado, y el autor material debía ser el embajador de Costa Rica ante el Vaticano, Teodoro B. Castro (el agente Grigulevich) que ya estaba gestionando su acreditación en Belgrado con igual rango. El método según el plan, era el inocularle una sustancia tóxica, lo mismo en un apretón de manos o en un beso en la mejilla según el saludo eslavo) que permitiera escapar al asesino y no levantar sospechas futuras. La operación se suspendió tras la muerte de Stalin y la decisión de los jerarcas del Kremlin de iniciar un proceso de acercamiento con Belgrado.

Curiosamente y sin proponérselo, la joven española nacida en la URSS fue testigo de importantes páginas de la historia de los exiliados españoles, tanto en la Unión Soviética como en Cuba. Conoció de sus problemas, de sus luchas constantes e internas y de las relaciones, a veces no muy dulces, entre los españoles residentes en suelo soviético y las autoridades del Kremlin. Desfilaron por su vida personalidades de la historia de España, la Unión Soviética y Cuba.

Nunca se propuso armarse de un archivo que pudiera haber dado material suficiente para varios tomos sobre esas historias, esos personajes y aquellas vidas. No lo hizo y así vivió durante años en diversas ciudades y países. Aquella trama culmina cuando ella sale de Cuba con su pasaporte español, suministrado en la representación ibérica en La Habana a iniciativa del propio asesino de Trotski, que ya para entonces había fallecido en la Isla.

Ella anduvo por el mundo. Vivió no ya en Crimea, La Habana o Moscú, lo hacía ahora en Caracas, en San Juan, Puerto Rico, Madrid, Ciudad de México y por último en Miami. Vive llevando y perdiendo por esos caminos cientos de fotos, cartas, certificados de nacimiento y pasaportes. Todos son recuerdos que poco a poco se han ido reduciendo. Llegó al siglo XXI con la esperanza de contar los pedazos de historia que le tocó vivir; buscando relatar, en parte, los hechos de los que fue en algunos casos protagonista; y en otras situaciones una privilegiada espectadora de primera fila.

Tuve entonces que volver a la tarea de revisar e investigar sobre Stalin y dedicarme por entero a Trotski. Hacer una inmersión total de lectura de libros de historia, biografías, memorias en ruso, español e inglés. Buscar los materiales correspondientes, confrontar libros y evidencias sobre el paso de Ramón Mercader por México, Cuba y la URSS. Indagar por detalles de la Guerra Civil Española, de los exiliados que partieron de la península a la Unión Soviética.

Grabar decenas de horas a Carmen, mostrarle fotos, materiales para que fueran cayendo las piezas como en un rompecabezas. Un domingo, después de haber adquirido por Internet varios libros editados en Rusia sobre los agentes soviéticos que laboraron en México en aquellos años, y mostrárselos a Carmen, ella fue descubriendo nuevas páginas de su propia historia. Puse en sus manos la verdadera biografía de Iosef R. Grigulevich, quien vivía en su mismo edificio de apartamentos en Moscú. El asombro de Carmen aumentó al descubrir que Ramón Mercader y aquel aparentemente inocente profesor soviético (Grigulevich) habían compartido juntos el planeamiento del atentado a Trotski, habían sido compañeros de acción y cómplices en el asesinato.

Carmen visitaba los dos apartamentos de las dos familias, tomaba té, cenaba y compartía veladas en ambas casas y paseaba con las esposas mexicanas de ambos, sin saber que la relación entre el español y el judío de Lituania estaba cimentada en el México de 1940. Los dos individuos se conocían muy bien, y desde décadas atrás habían sellado un pacto: servir al NKVD. Tenían un pasado que les unía y ellos preferían obviarlo en la URSS o quizás la orden que recibieron del Kremlin fue que se olvidaran del pasado común. No socializar era una de las tareas recomendadas, o por lo menos ante los ojos de los demás.

Ahora le tocaba a Carmen ubicarlos juntos en un espacio de tiempo que se remonta a la década del setenta en la capital soviética. Tuvo que abrir esa sección de los recuerdos, que muchas veces preferimos mantener oculta en la memoria para dejar el pasado (triste y agobiante a veces) y poder iniciar una nueva vida en otro país.

Vinieron horas de grabación de esos relatos que Carmen había acumulado por años. Ella se dedicó a hacer llamadas telefónicas lejanas para encontrarse (con mucho desconcierto) que nació en Ucrania, aunque en la inscripción de nacimiento dice República Socialista Federativa Soviética de Rusia, RSFSR, y en el pasaporte español tiene a Rusia como lugar de nacimiento. La región donde ella vino al mundo la describe como apartada y está ubicada en el medio de la península de Crimea. Carmen se enteró a través del hilo telefónico, que todavíaexiste la granja agrícola “Primavera” (Soljovs Vesna), tal como se puede leer en su inscripción de nacimiento. En la actualidad esa granja produce unas suculentas y apetitosas manzanas para la exportación. Otra llamada telefónica a Moscú bastó a Carmen para descubrir que allí el tiempo pasó con mayor frenesí y dolor que en su natal Crimea. Una voz desconocida le decía desde el otro lado de la línea que aquella tienda de juguetes cerca del edificio donde vivió por años con su esposo e hijos, es ahora un concesionario de autos de importación. Ahí están los rasgos más sobresalientes de la nueva Rusia. Con acelerado impulso pasaron del inocente juguete al veloz automóvil, sin transición ni paradas intermedias. A intervalos fue descubriendo el mundo que parecía haber olvidado. Se encontró de nuevo con su pasado y estuvo dispuesta a contarlo.

Nunca pretendí hacer una biografía de Carmen Vega, ni tampoco de Ramón Mercader. Nunca tuve el intento de hacer el repaso de las vidas de decenas de personajes que pasaron por la historia de varias naciones, como fueron Trotski, Stalin, Castro, Grigulevich, Líster, etc. Ellos cuentan con numerosas biografías y ensayos exhaustivos de sus vidas, especialmente Lev D. Trotski, Iosef V. Stalin o Fidel Castro. De Ramón Mercader existen pocos libros. Miles de libros se han escrito sobre la historia de las intensas y crueles luchas políticas en la Unión Soviética por el control del aparato partidista desde el mismo comienzo de la Revolución de Octubre. Toda una ciencia se ha desarrollado desde el siglo pasado y parece no extinguirse, dedicada al estudio de lo que acontece en el Kremlin.

Primero fue la sovietología y al desaparecer la URSS pasaron a convertirse en especialistas del Kremlin, con su respectiva rama de investigación científica, la kremlinología.

La Perestroika permitió conocer con más detalles parte de la verdadera historia de la URSS. Desde la aparición en Occidente del libro Archipiélago Gulag se ha contado con un compendio de la triste historia de ese sistema de opresión y sus miles de instalaciones por todo el territorio de la URRS, así comodel trabajo del NKVD y el KGB para poner tras las rejas a sus adversarios o liquidarlos. No fue el objetivo de este trabajo hacer una sinopsis de los actos criminales perpetrados por el NKVD durante décadas para liquidar a los que consideraba “enemigos del Kremlin”, si importar su procedencia, interna o externa. Todavía no se sabe a ciencia cierta y con fundamentos todos los “enemigos” que el NKVD y el KGB ha liquidado con el paso de los años. Las condiciones de vida de los exiliados españoles en la Unión Soviética desde su llegada al finalizar la confrontación en España, sus múltiples secesiones dentro del PCE, requieren de un estudio aparte. Sería ambicioso y muy pretencioso decir que esto es el repaso de las relaciones políticas o económicas entre Moscú y La Habana, incluso si lo enmarcamos en una década, la de los sesenta o la de los setenta.

Tenemos en este trabajo la visión de una persona que tuvo el privilegio de ser testigo excepcional en diferentes ocasiones y en varios países, de hechos y personajes que ayudan a entender la historia del siglo XX. En estas páginas está el recuento parcial de la vida de una persona que comenzó en Ucrania, se desarrolló entre La Habana, Moscú y después La Habana. Hay un desarrollo posterior que es el paso por otros países tras la muerte de Mercader, y eso puede que esa sea otra historia, no reflejada ahora en este trabajo.

Carmen Vega San José y su historia bien podría definirse como un estudio de caso, en términos sociológicos, donde poder dar una detallada y completa descripción a través, en este caso de un sujeto, de un fenómeno determinado, los exiliados de la guerra civil española, su paso por el proceso revolucionario cubano y el uso de éstos en diversas “tareas” del Kremlin. Pero sin llegar a reflexiones ni conclusiones generales. A través de su historia se pueden entender y conocer mejor diferentes procesos históricos que sacudieron en diversas épocas a España, Cuba, México y la Unión Soviética. Es una española nacida en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas a finales de la década de los cuarenta, pordesignios de la política y la historia. Nació en una zona entonces perteneciente a Rusia, creció en el centro de Ucrania, estudió y vivió en Cuba por caprichos de la Guerra Fría. Se casó y se halló de vuelta a la URSS, viviendo en la capital soviética, en medio de la cúspide del poder político de los exiliados comunistas españoles. Amiga de Ramón Mercader y su esposa Roquelia, vecina de Iosef R. Grigulevich y su esposa Laura. Fue dentro del campo socialista una exiliada y al mismo tiempo una extranjera. Una contradicción y característica difícil de entender pero común para miles de semejantes que como ella deambularon de país en país, de ciudad en ciudad y nunca hallaron el suyo propio.

Ella es testigo de muchos hechos, acontecimientos y anécdotas que ayudan a entender la historia moderna de dos continentes, de pasajes de la Guerra Fría, que se desarrollaba en diferentes paralelos, pero todos muy ligados. No pudo en su momento entender la importancia histórica de aquellas figuras que pasaban ante sus ojos como meros amigos de la familia o vecinos. Ellos eran, en muchos casos, probados agentes del NKVD, con años de trabajo en el extranjero con falsa identidad, como fue el caso de Iosef R. Grigulevich o con muchos años de cárcel, en el caso de Ramón Mercader.

Aquí en estas páginas está un recuento incompleto de una gran tragedia. No es la historia de ella, ni es un mero recorrido, mucho menos sistemático o cronológico, por la vida de una persona que ha estado anclada por voluntad propia o ajena en múltiples países. Ella nació extranjera, pues España era lejana, aunque siempre fue una alusión perenne y constante. Fue soviética ante los ojos de otros, y nunca ha podido expresar con exactitud cuál es la tierra que añora o qué árboles extraña, o qué atardeceres prefiere recordar. Ha sido siempre extranjera en cualquier lugar.

En estas páginas están los pasajes de la vida de Carmen, pero también encontraremos el reflejo de las páginas de la historia contemporánea de países como España, la Unión Soviética y Cuba. Hay un poco de la historia de muchosde nosotros: españoles, mexicanos, soviéticos (sea lo mismo ruso, ucraniano, georgiano, lituano o uzbeco) y cubanos.

*Lo anterior es un fragmento de la Introducción del libro de Álvaro Alba En la pupila del Kremlin, (Asopazco, Madrid, 2011). Para comprar el ebook: Amazon.


Para seguir leyendo hacer click aqui­ ...